Esta pareja querían hacer más personal la cena de su boda, por eso aunque el restaurante de la celebración le ofrecía minutas impresas a ellos nos les acababan de convencer y preferían hacer algo más personalizado para ese día de ahí surgió personalizar esta papelería para boda.

Nos contaron un poco que necesitaban y que estilo preferían, además de describirnos los colores que habían utilizado para la decoración de las mesas y con todo ello nos pusimos a trabajar.

Después de presentarles dos propuestas de diseño finalmente optaron porque todo siguiera esta linea, con una textura de rafia pero en un color muy suave, y con unas tipografías muy delicadas en tonos piedra, y su sello. Además de las minutas preparamos para ellos los carteles de mesa según su idea, y esta era numerar cada mesa con el nombre de una ciudad que para ellos hubiese significado algo y así las mesas se organizaban con nombres tales como Islantilla, Baeza, Granada, Toledo… También preparamos unas etiquetas troqueladas que con nuestro papel de seda de lunares, serviría de packaging de los detalles para invitados.