Hemos hablado mucho de la importancia de que tu web tenga un diseño responsive y por tanto que sea visible en la pantalla de cualquier dispositivo. ¿Pero y que pasa con tu logo?

La misma idea a la que hacemos referencia arriba, se hace extensible a la imagen de marca. Por lo que al haber diferentes espacios donde visualizar tu sitio hace que en la actualidad sea necesario aplicar cambios a los elementos gráficos de la marca. Esto lo que genera principalmente es la necesidad de adaptar tus logos a diferentes resoluciones, con formas y tamaños variados pero manteniendo su significado e identidad. Las variantes de un logo en composición forma o tamaño no son nuevas. En los manuales de identidad corporativa siempre ha existido el apartado donde podíamos probar que la marca funcionaba perfectamente en tamaños pequeños. Incluso en ocasiones se hacía una variante, eliminando elementos superfluos de la marca para cuando ésta se tuviera que utilizar en espacios muy exiguos. Pero  en la actualidad esto se hace indispensable ya que un logo no actúa de la misma forma en una cabecera web cuando se hace scroll en ella, ni tampoco al ser usado como foto de perfil en Instagram , por ejemplo, donde tenemos un feed con muchísimos usuarios y una foto de perfil muy pequeñita.

Si necesitamos saber cuáles son las variaciones válidas de tu logo nada mejor que recurrir al manual de identidad o branding board para comprobarlo. Y si no contemplaste esa opción anteriormente cuando encargaste el diseño de tu imagen y necesitas hacerlo, quédate con él o los elementos más representativos aquellos que hacen reconocible tu marca. A veces basta con hacer un “reducción” de tu logo, quedarte con la esencia y plasmarla de manera sencilla, clara y concisa. Por eso, cada vez debemos tener más presente la capacidad adaptativa de nuestra identidad corporativa ya que en el mercado cada vez hay más dispositivos, formatos y espacios más reducidos.

Si quieres una interpretación visual de lo que te he contado visita desde tu ordenador de mesa esta web y observa como se adaptan los logos de estas grandes firmas a los diferentes formatos de pantalla, escritorio, tablet, móvil …

Por tanto te invitamos a que evalúes tu logotipo, que veas si es o no adaptable, responsive. Si notas que tu logo se queda atrás, o que no funciona en según que formatos quizá haya llegado la hora de hacer una revisión de este diseño. Si necesitas hacernos alguna consulta no dudes en escribirnos y estaremos encantados de hacer una puesta en común contigo y saber más de tu marca.