arreglos diseño de páginas web

Últimamente y cada vez con más frecuencia nos llegan clientes para solucionar problemas de compatibilidad y seguridad en sus webs además los hay que nos piden un cambio de imagen y cuando vemos la web “por dentro” nos encontramos un estropicio, lo curioso es que todos tienen en común el uso de WordPress como gestor de contenidos para su web y aún más curioso es que muchos se quejan de esta plataforma cuando lo que deben de hacer es quejarse de la hora que se cruzó en sus vidas la persona a la que confiaron el trabajo de desarrollar su web.

Puede que algunos piensen que desarrollar webs con WordPress es muy fácil, simplemente instalar una plantilla y listo, pero no es así, hay mucho más trabajo detrás que nos llevaría a otro tema fuera del que planteamos en este post. Por eso mismo algunos se meten en un berenjenal con WordPress y te venden tu web.

¿El modus operandi? muy fácil, te instalo una plantilla gratuita que no vas a poder actualizar en dos vidas, o una que me descargo “denosedonde” te la tuneo con unos colores superdemoda te pongo imágenes pinteresianas, hasta te hago el logo con mi iPad si se tercia  y ala, “suelta la pasta y si tienes problemas yo no te conozco”.

Al poco tiempo la web se va al garete porque has actualizado, no tienes copias de seguridad, has instalado un plugin que te lo ha dejado todo hecho un asco, el alojamiento no puede ni con su alma y no responde o lo que es peor, te han metido en una lista negra de spam porque tienes noseque de viagra en tu web o en tu mail. Te tiras de los pelos, lloras, pataleas, mi web es un despropósito, si lo sé me gasto el dinero en un viaje, para que me habré cambiado a WordPress, bla, bla, bla…

Obviamente no es plan el dar nombres, ni de “empresas” o freelances que hacen chapuzas en lugar de webs, ni de clientes resentidos que bastante tienen los pobres con lo que tienen! Pero créeme si te digo que son bastantes los que tienen u ofrecen un sitio web muy “cuqui” pero dónde nada es lo que parece y eso no está bien, sobre todo porque el usuario final es quien debe disfrutar de una web bien hecha tanto por fuera como por dentro. Porque lo importante también está en el interior!

Centrándonos en WordPress, todo sitio web es como un puzzle y las piezas deben estar muy bien colocadas para que la maquinaria funcione. Su parte externa es la plantilla o diseño que vemos exteriormente, cabecera en algunos casos, con su menú, botones, galerías, contacto etc… Y su parte interior, donde a través de código se da vida a todo lo que ves, y lo que no ves. De ahí que a veces detrás de una web o blog Miss América haya algún que otro Frankenstein bien maquillado.

Quizá para un cliente neófito en materia de desarrollo web que necesita un buen sitio donde enseñar sus productos, lo que hace o lo que escribe, lo más que puede preocuparle es el aspecto de su nueva web, ya que dará por hecho que el interior funciona perfectamente. Se preocupará de que sus colores combinen, y que se correspondan con los suyos corporativos, se encargará de pedir que se vea bien su logo, se ocupará de que su estructura siga una disposición adecuada, que las redes estén visibles, en resumen que sea bonita y lo de que funcione, lógicamente, lo da por hecho, pero no es lo mismo un Ferrari que un coche tuneado que se parezca a un Ferrari.
Por eso precisamente es este post, porque somos firmes defensores de que la belleza también está en el interior.

Todas las webs necesitan un mantenimiento, igual que cualquier casa o piso necesita su limpieza, o que cualquier coche que necesita sus revisiones periódicas, sobre todo teniendo en cuenta que un sitio web está funcionando 24 horas al día los 365 días del año.

Estas son algunas cosas que debes tener en cuenta entre otras si tu sitio web está en WordPress:

  • Que esté todo actualizado a la última versión, plugins incluidos, porque siempre aparecen vulnerabilidades y agujeros de seguridad y es cuando oirás por primera vez… “te han hackeado la web”.
  • Que tu base de datos se optimice cada cierto tiempo, para mantenerla limpia y eliminar datos innecesarios o duplicados evitando así colapsos.
  • Asegúrate de tener contratado un Hosting (alojamiento) adecuado a tu sitio web. No puedes meter un piano de cola en un salón de 2 metros cuadrados, o al menos no es lo más adecuado, y ya no solo por esto si no porque no todos los alojamientos son seguros, ni están actualizados, ni tienen un soporte digno.
  • Elige a un profesional que además de maquillarte te cuide, y que no te abandone cuando lo llames y le digas ” la web no me va, y yo no he tocado nada, palabrita”
  • Realiza siempre copias de seguridad “por si las moscas”.

Si en su momento a tí también te contruyeron un Frankenstein por web y la tienes patas arriba sin saber por donde empezar consúltanos sin compromiso, estudiaremos tu caso y te ofreceremos distintas soluciones para que tu web brille por fuera y por dentro.